1, Sexo:
2, Edad:
3, El aspecto de tu piel la mayoría del tiempo es:
4, Los problemas más comunes de tu piel son:
5, ¿Qué cuidados especiales proporcionas a tu piel?
6, En los productos de cuidado de la piel busco

Evita que el estrés afecte tu piel

estrés y Salud de la piel

Evita que el estrés afecte tu piel

 

El estrés es el desencadenante de muchas dolencias y afecciones de diversa consideración. El dolor de cabeza o de estómago, las náuseas, los mareos, la somnolencia o el insomnio, el agotamiento, las taquicardias y la visión borrosa son sólo algunas de las consecuencias que el estrés y la ansiedad pueden provocar en nuestro cuerpo.

Pero mucha gente desconoce que el estrés repercute también en nuestra piel. De hecho, la piel es el órgano más grande y frágil de todo nuestro cuerpo. A pesar de ello, pocas veces le aportamos la hidratación y los cuidados que necesita para tenerla siempre sana, y luego sufrimos las consecuencias. Pero, a menudo, compramos la mejor crema hidratante creyendo que esto nos hará lucir una piel bonita y los resultados no nos gustan. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: no hemos eliminado el factor principal que la perjudica, el estrés. A continuación, te explicamos los síntomas del estrés en la piel y te daremos unos consejos para ponerle remedio.

Síntomas del estrés en la piel

El estrés provoca algunos síntomas en la piel como la sudoración, rojeces, ronchas, sequedad, aparición de escamas y pérdida de luminosidad. También aparecen ojeras y bolsas en los ojos, a la vez que se acentúan las arrugas y patas de gallo. Una piel con estrés se muestra mucho más apagada y pálida. Es frecuente la aparición de manchas y sarpullidos que no logramos explicar por qué aparecen.

 

¿Qué relación hay entre el estrés y la piel?

La piel está directamente conectada con el sistema nervioso central y el sistema circulatorio. Por esto, cualquier alteración en nuestro organismo repercute negativamente en su aspecto y, por supuesto, también en la salud de la piel. Los estados de ansiedad y nerviosismo hacen que el organismo libere una serie de hormonas que provocan la vasoconstricción de la piel y que la dejan especialmente sensible a sufrir reacciones alérgicas e inflamaciones, además de que esté más desnutrida.

Pero los efectos del estrés en la piel no se quedan aquí. El acné y la piel grasa, o por lo contrario la piel seca, también pueden ser provocados por un estado de nervios o estrés.

 

¿Cómo combatir el estrés en la piel?

El primer paso para solucionar el problema y recuperar la salud en la piel es deshacerse del efecto desencadenante, el estrés. Dormir bien es fundamental. No solo dormir, sino descansar las horas necesarias, tanto de cuerpo como de mente.

Es importante mantener la salud de la piel, hidratándola y nutriéndola. Bebe al menos dos litros de agua al día, aunque no sientas sed. Consume frutas y verduras para aportar las vitaminas y proteínas necesarias para tu piel. Los cuidados de la piel por fuera exigen el uso de productos de higiene y belleza aptos para tu tipo de piel. Pero un aspecto que solemos pasar siempre por alto es el jabón que utilizamos para hidratarla. Usa uno que sea natural y respetuoso siempre con tu tipo de piel.